Tip para viajar a Japón no. 1: Planear antes que anticipar

24588702820_d45f9b3b09_b
Estándar

Hace pocos días, leí un artículo que decía que el mejor tipo de viaje es un viaje inesperado y sin algún tipo de plan.

Aunque los argumentos básicos a favor que se enuncian en dicho artículo son muy interesantes (sobre todo la adrenalina que se siente), no es económicamente viable cuando se tiene un presupuesto muy apretado o se está en un país tan costoso como Japón.

Es por esta razón que mi primer tip es realizar un planeamiento suficiente, pero que permita cierta flexibilidad: revisar los lugares o eventos a los que quieren ir –y así aprovechar el tiempo que van a pasar allá–, conocer los alojamientos que existen en el lugar, y si es posible reservarlos.

Asimismo, es importante conocer las diferencias de clima –el verano y el invierno pueden ser muy extremos– y costos de vuelo y alojamiento dependiendo de las temporadas; usualmente primavera y verano son mucho más costosas que otoño e invierno.

En algunos países donde es requerida la visa de ingreso a Japón, este ejercicio de organización puede ser muy provechoso, pues un plan detallado de la visita es uno de los múltiples documentos solicitados para la aprobación de ésta.

Son muchos los beneficios que esta actividad trae y relativamente es poco el tiempo que se invierte en ella, porque de esta manera, puede uno investigar más acerca de Japón, sus ciudades y sus lugares a visitar.


Si quieren algunas de mis recomendaciones respecto a donde ir en Japón, todo depende del tipo de persona que uno sea:

Si son seres citadinos, los distritos comerciales de Tokyo (incluyendo a Odaiba), Osaka y Yokohama son increíbles con una vida nocturna vibrante.

Si les encanta la cultura tradicional japonesa, Kyoto es el destino predilecto, con infinidad de templos y santuarios.

Si las caminatas y la aventura es lo que más les agrada, pueden intentar escalar el monte Fuji, en las prefecturas de Yamanashi y Shizuoka, o hacer el largo trayecto de 11 días de Tokyo a Kyoto a través de la ruta Nakasendo (una ruta que data desde el siglo VIII).

Y si son amantes del anime, el manga y los videojuegos, no hay mejores lugares que el distrito de Akihabara y el barrio de Nakano en Tokyo, además de los miles de lugares que han inspirado escenas e historias en estos, o lugares icónicos como el Museo de Studio Ghibli o el NHK Studio Park.

Sin olvidar lugares tan particulares como Himeji y su hermoso castillo feudal blanco, Hiroshima y sus monumentos a la paz mundial; el santuario Itsukushima, donde está el torii (puerta) gigante que parece flotar encima del océano; y las islas de Kyushu, Shikoku y Hokkaido.

Me podría pasar horas hablando de posibles planes, sin embargo, en mi opinión, el mejor plan es el que uno mismo se traza, el que uno mismo desea ver, y si uno tiene tantos intereses, como un servidor, posiblemente todos los anteriores.


En mi próximo artículo, haré una recomendación que todos conocen, pero pocas personas aplican, aparentemente.

créditos de la imagen: Kalender / calendar via photopin (licencia)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *